Articulo largo

Venezuela: libertad y democracia ¡ya!
27 Feb 2019

Esta semana en Razón de Estado, Dionisio Gutiérrez entrevista al economista y escritor Moisés Naím sobre la crisis de Venezuela y las opciones para derrotar al régimen de Nicolás Maduro.

 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez habló sobre la situación política en Venezuela: “Lo que ha vivido Venezuela en los últimos 20 años, a manos de una banda despiadada de tiranos, es el suicidio de una nación, que hoy regresa a la vida.  Venezuela, el país más rico de América Latina, fue arrastrado a los escombros (...) la Asamblea legítima y el presidente Juan Guadó, al lado del valiente pueblo venezolano, libran lo que podría ser la batalla final, por su democracia, por su libertad”.    

Cuestinó la negativa de distintos líderes políticos en el mundo a una intervención militar y aseguró que “una intervención inteligente, tecnológica y definitiva” es el camino para la libertad.

Concluyó con un mensaje de esperanza y optimismo: “Desde esta tribuna reiteramos nuestra apoyo y solidaridad al heroico pueblo venezolano; convencidos de que la democracia y libertad, serán pronto, otra vez, una realidad en la tierra de Bolívar”.               

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó a Moisés Naím sobre los retos que enfrenta Venezuela y la forma en que deberá ser reconstruida después de la catástrofe y destrucción que significó el Régimen Chavista.

Naím inició explicando las discusiones alrededor de la intervención militar en Venezuela: “Cuando la gente piensa en intervencion militar,  piensa en Normandia, Irak o Panamá y yo creo que ese esquema hay que repensarlo. No veo ningún gobierno de América Latina o a Estados Unidos poniendo en peligro la vida de sus soldados para rescatar la democracia en Venezuela. Sin embargo, es perfectamente imaginable que hay tecnología que no implica el despliegue de fuerzas armadas. Yo creo que Maduro y sus socios están preocupados porque saben que esto se avecina”.

Además aseguró que Guaidó tiene un rol importante en todo lo que está sucediendo en su país: “Él llega a este cargo sobre los hombros de héroes, de líderes de la oposición venezolana. Todos los que han sido acusados, ofendidos y han sido parte de este movimiento. Él los encarna de alguna forma y ha logrado despertar la esperanza de un pueblo desmoralizado, entristecido, deprimido y sin mayor deseo de salir adelante. Ahora el pueblo está emocionado.”

En la entrevista también habló sobre el lanzamiento de su novela “Dos espías en Caracas” y la forma en que entrelaza realidad y  ficción, para contar la situación de Venezuela en los últimos 20 años: “Es un experimento, es mi primer libro de ficción. Tomé parte de la realidad que he estado investigando desde hace mucho tiempo y que he plasmado en varios libros y ensayos. Siempre tuve la sensación que no estaba contando todo, pues mucho estaba sucediendo de forma furtiva, entonces decidí que lo iba a contar mediante la ficción. Hay párrafos completos que parecen ser inventados por mí, pero existen; en un libro de ficción tengo la libertad de decir lo que pienso”.

Por último, Paul Boteo moderó el debate entre Enrique Naveda, Juan Luis Font y José Echeverría sobre las similitudes del contexto actual de Guatemala y las condiciones que propiciaron la llegada de Hugo Chávez al poder en la Venezuela de los años noventa.

 

Puede ver el programa completo aquí:

Razón de Estado: El Estado criminal contra los jueces
20 Feb 2019

Esta semana en Razón de Estado hablamos sobre la cooptación del Sistema Judicial del país y los ataques a los jueces que han demostrado independencia en sus resoluciones.

Dionisio Gutiérrez inició su editorial explicando que “la paz, la seguridad y la prosperidad de las naciones están fundadas en la Justicia y los valores que la hacen una realidad efectiva, infalible e intachable”.

Sin embargo, expuso también el frágil sistema judicial y las amenazas que han recibido los jueces en el país: “El gobierno es el responsable, algunas élites le apoyan y niegan la realidad; la gente indefensa las desprecia; a los cómodos poderosos no les importa. Pero el país se hunde cada día más. El gobierno viola y deshonra la Constitución cada vez que le da la gana. Se persigue, se amenaza y se agrede a los jueces probos e independientes, se les quita protección, se les ofende y se les abandona. Así está Guatemala”.

Además, denunció las acciones cometidas por el Ministerio de Gobernación para debilitar la Policía Nacional: “Los pocos avances que se habían logrado en la policía han sido desmantelados por la gobernación más incapaz que se haya tenido y por los intereses más oscuros y espurios que se pueda imaginar”.

Después Dionisio Gutiérrez realizó una entrevista a los abogados Stuardo Ralón y Elvín Díaz sobre el estado y la profesionalización de la carrera judicial en el país.  

Stuardo Ralón indicó que Estamos viviendo una crisis en el sistema de justicia completo. La independencia judicial es la obligación que tienen los jueces de respetar únicamente la Constitución y las leyes. Se ha visto amenazada de diferentes maneras como la de generar presiones mediáticas para que los jueces resuelvan de cierta forma”.

Esvin Díaz por su parte, reflexionó sobre el debilitamiento que está sufriendo la Policía Nacional: “Estamos hablando de regresar al estado de situación en el que estábamos antes de que se creara Cicig. Este gobierno se dirige en esa línea, desmantelando todos los avances en material policial; demuestra el interés criminal de cooptar la fuerza policial.”

Ambos coincidieron en que es importante la participación de más guatemaltecos en política,  pues al no participar se ceden espacios a otros actores, lo cual resulta en un sistema cooptado como el nuestro. Ralón concluyó que “a la participación también hay que dejar de verla con intereses netamente gremiales. Necesitamos entender que el compromiso no es con el gremio, sino con el país”.

En el siguiente segmento Edgar Ortiz moderó un debate entre María Fernanda Galán, Francisco Gallardo y Javier Monterroso sobre las amenazas a jueces en Guatemala.

Por último Dionisio Gutiérrez brindó un análisis sobre el sistema de justicia y la independencia judicial en el país: “Ocupamos uno de los 48 peores puestos del mundo en el indicador de independencia judicial. Hay causas y excusas, pero una de ellas es que no hemos sido capaces de hacer las reformas que fortalezcan el Sistema de Justicia (...) Apenas el 27% de los guatemaltecos confía en que el sistema de justicia los protegerá si son víctimas de un hecho criminal; y peor aún, el sistema ni siquiera garantiza la integridad de sus propios jueces”.

Puede ver el programa completo aquí: 

IV Encuentro Ciudadano: ¿Elecciones libres o democracia secuestrada?
19 Feb 2019

Los expresidentes Felipe Calderón (México), Andrés Pastrana (Colombia), Luis Alberto Lacalle (Uruguay), Jorge Tuto Quiroga (Bolivia) y el excandidato presidencial Diego Arria (Venezuela), se reunirán en el Cuarto Encuentro Ciudadano para hablar sobre los retos de realizar elecciones libres en una democracia altamente influenciada por el crimen organizado y la corrupción.

 

A cuatro meses del proceso electoral 2019, Fundación Libertad y Desarrollo le invita al Cuarto Encuentro Ciudadano: ¿Elecciones libres o democracia capturada? 

El evento consistirá de un panel moderado por Dionisio Gutiérrez, presidente de Fundación Libertad y Desarrollo, con la participación de expresidentes latinoamericanos: 

  • Luis Alberto Lacalle, presidente de Uruguay (1990-1995).
  • Andrés Pastrana, presidente de Colombia (1998-2002).
  • Tuto Quiroga, presidente de Bolivia (2002-2003).
  • Felipe Calderon, Presidente de México (2006-2012).
  • Diego Arria, político venezolano en el exilio.

 

Y la presentación de la encuesta electoral de marzo 2019 con la participación de analistas nacionales:

  • Roberto Ardón, Director ejecutivo del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (CACIF)
  • Christians Castillo, Encargado del área socio-política del IPNUSAC
  • Phillip Chicola, Director del área política de Fundación Libertad y Desarrollo.
  • Juan Luis Font, Periodista
  • Edgar Ortiz,  Director del área jurídica de Fundación Libertad y Desarrollo. 

  

Para reservar su cupo ingrese sus datos AQUÍ.

Razón de Estado: Partidos Políticos: ¿sinónimo de corrupción y crimen organizado?
13 Feb 2019

Esta semana en Razón de Estado hablamos sobre cómo los partidos políticos se convirtieron en vehículos del crimen organizado y las redes de corrupción, para cooptar el Estado de Guatemala.

En su editorial, Dionisio Gutiérrez habló sobre las bandas criminales que “forman partidos politicos para llegar al poder”, financiados por el “narcotráfico y la corrupción” con el fin de “capturar el Estado”.

Aseguró que “los partidos políticos perdieron la legitimidad y el respeto de los ciudadanos” y que al llegar cada año electoral “la oferta de candidatos, además de excesiva, en su mayoría es mediocre y oportunista” a pesar que “los partidos deben ser la primera línea de defensa para preservar la democracia”.

Concluyó recalcando la importancia de la partícipación ciudadana: “Con la ilusión y el compromiso de construir un país digno y orgulloso, venzamos las dificultades y afrontemos con entusiasmo el gran reto de nuestro tiempo que es consolidar la democracia y vigorizar la operatividad de sus instituciones”.   

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó a Pablo Casado, presidente del Partido Popular de España, sobre los retos que enfrentan los nuevos líderes políticos en Iberoamérica.

Casado inició explicando su preocupación por las amenazas que están teniendo las ideas liberales en Europa y el mundo: “Estamos viendo que Europa está siendo amenazada con los populismos hacia la extrema izquierda en los países del sur; y hacia la extrema derecha en los países del norte y el centro. En general también con una política “light” en la que el tuit, la inmediatez y las soluciones mágicas para problemas complejos, acaban engañando a la gente”.

Dijo que “se debe dejar claro que la política es un instrumento, no un fin, para mejorar la calidad de vida de las personas” y que la renovación de los partidos políticos actuales “no necesariamente debe ser una renovación de edad, sino de ideas”. Por esta razón explicó que “la batalla ideológica es fundamental para saber qué ideas han tenido los mejores resultados en los países y tener proyectos de futuro”.

Terminaron la entrevista hablando sobre la situación de Venezuela, donde Casado compartió su posición sobre el papel que España debería cumplir contra las dictaduras de América Latina: “No entiendo por qué España no está en el Grupo de Lima para denunciar en la Corte Penal Internacional a Maduro y cómo el gobierno de España no está abanderando las sanciones en la Unión Europa contra los gerifaltes venezolanos corruptos que han matado a su población. Hay que forzar ya una salida democrática en Venezuela y Cuba; y evitar la espiral dictatorial en Nicaragua”.

Después, Paul Boteo moderó el debate entre Adrian Zapata, Phillip Chicola y Jesús María Alvarado sobre los partidos políticos en Guatemala y su relación con el crimen organizado.

En el último segmento, Dionisio Gutiérrez brinda un análisis sobre los partidos y organizaciones políticas en el contexto electoral guatemalteco: “En 33 años de democracia, han desfilado 85 partidos, con una vida promedio de 12 años. Es decir, en poco más de una década, un partido político nace, crece, se reproduce y muere (...) Todas las propuestas, sin excepción, son más de lo mismo; proyectos improvisados, sin visión de país, que aspiran a satisfacer el ego de ciertos personajes, o lo que es peor, son meros vehículos de criminales que quieren seguir saqueando al Estado.”

Vea el programa completo aquí: 

 

 

Unas elecciones diferentes: nuevas reglas y nuevas dinámicas políticas
11 Feb 2019

Estas elecciones tendrán una serie de características bastante atípicas como consecuencia de una serie de reformas normativas que por primera vez serán implementadas.

 

La convocatoria a elecciones generales del viernes 18 de enero, marcó el inicio formal del proceso electoral 2019 en Guatemala. Un proceso electoral, que vale recordar, definirá el futuro del proceso de cambio político que se inició en 2015 derivado de los casos judiciales de alto impacto que han trastocado los cimientos de un sistema político cooptado por la corrupción. Las elecciones definirán si el proceso de cambio continúa, se profundiza, y eventualmente se institucionaliza; o, si por el contrario, los avances alcanzados se revierten y el sistema entra en un proceso de restauración.

Por si fuera poco, estas elecciones se realizarán en el marco de una crisis política caracterizada por el enfrentamiento institucional entre los Organismos Ejecutivo y Legislativo con la Corte de Constitucionalidad y la Procuraduría de Derechos Humanos. Además del conflicto legal-internacional derivado de los esfuerzos del Gobierno por terminar de forma anticipada el mandato de CICIG. Todo ello, coronado con un escenario de polarización política entre los actores políticamente relevantes.

En este contexto, estas elecciones tendrán también una serie de características bastante atípicas como consecuencia de una serie de reformas normativas que por primera vez serán implementadas. A ello agreguemos, una serie de cambios políticos que se han generado en los últimos años.

1) El Nuevo Calendario Electoral:

El primer gran cambio es el nuevo calendario electoral. Desde 2007 a la fecha, el proceso electoral en Guatemala arrancaba en mayo; la primera vuelta ocurría a principios de septiembre. Y la segunda vuelta durante los últimos días de octubre y primeros de noviembre. A esto, sumemos que aún si la campaña política se circunscribía legalmente de mayo a noviembre, la mayoría de partidos realizaba campaña anticipada, por lo menos, con seis meses de anticipación.

Esto cambió. En este 2019, la convocatoria a elecciones se realizó en enero, con la primera vuelta programada para el 16 de junio y la segunda para el 11 de agosto.

Dentro de este nuevo calendario, una modificación relevante es la división del proceso en dos fases: 1) la fase administrativa de inscripción de candidatos del 19 de enero al 17 de marzo; y 2) la fase de campaña política del 18 de marzo hasta el 14 de junio (36 horas antes del día de la primera vuelta).

De entrada, este nuevo calendario genera un escenario de transición similar al de México: tendremos un Presidente electo desde mediados de agosto coexistiendo con un Presidente saliente, durante cinco meses. Predecir desde ya los efectos de esta convivencia resulta complicado. Pero de experiencias similares, como la mexicana, es evidente que el poder real, la atención mediática y la agenda política se traslada gradualmente hacia el Presidente electo en detrimento del saliente.

Otro efecto del nuevo calendario es la reducción efectiva del tiempo de campaña. Anteriormente, la campaña tenía una duración legal de 120 días; ahora, la campaña se reduce a 90 días. Y si a ello le agregamos que dado el endurecimiento de las sanciones electorales, este 2019 marcó el primer proceso electoral en que no hubo campaña anticipada.

 

2) Acceso equitativo a espacios de publicidad en medios de comunicación:

 En segundo término, esta elección tendrá nuevas reglas en relación con la publicidad de campaña. Anteriormente, existía libertad de contratación de pauta. Los partidos políticos y terceras personas tenían absoluta libertad para contratar vallas y spots en medios de comunicación. Esto provocaba que, naturalmente, los partidos con más acceso a recursos tenían más publicidad.

Esto cambió. La implementación de una normativa de compra centralizada y acceso equitativo de espacios publicitarios implicará que las más de veinte agrupaciones políticas tendrán exactamente el mismo acceso a spots radiales y televisivos.

A ello agreguemos que dado que la Ley Electoral obligaba a los medios a vender la pauta a un 20% del valor comercial, prácticamente ninguno de los consorcios mediáticos, tanto televisivos como radiales del país, se inscribió para ser recipiendarios de publicidad. Por el contrario, la mayoría de medios inscritos son cables regionales, radios locales y uno que otro periódico descentralizado. Por si fuera poco, el Tribunal Supremo Electoral ha señalado que existe un tope para el uso de vallas publicitarias de los partidos políticos: 12 para ser exactos.

Esto implica que la campaña publicitaria será bastante limitada. Y que la exposición mediática de los candidatos en los medios más relevantes, será prácticamente en foros, entrevistas y programas de discusión. Es decir, será una campaña bastante silenciosa para los estándares guatemaltecos.

3) Reducción del techo de campaña; y depresión del financiamiento electoral privado:

 Una tercera variable en esta ecuación está relacionada con el techo de campaña. La reforma electoral del 2016 redujo el techo del financiamiento privado de campañas, de $1.00 a $0.50 por ciudadano empadronado. Si en 2015, el techo de campaña rondó los 58 millones de quetzales; en este 2019, estará entorno a los 29 millones de quetzales. Por si este cambio normativo no fuera relevante, agreguemos una nueva dinámica política. Derivado de los casos judiciales 2016-2018, en los cuales se señaló a empresarios, sociedades anónimas y personajes relevantes por financiamiento electoral ilícito, es relativamente predecir que la disponibilidad de recursos financieros privados para la campaña estará limitado.

Si bien las normativas relacionadas al acceso igualitario a medios y algunos elementos de la regulación sobre el financiamiento privado han sido objeto de acciones de inconstitucionalidad, pareciera que la Corte de Constitucionalidad no emitirá sentencia en las siguientes semanas. Lo que implica que seguramente llegaremos a la campaña con las reglas vigentes.

El efecto político de todo ello es fácil de identificar. Se vuelve más complicado para los candidatos menos conocidos alcanzar “conocimiento universal”. Y si un candidato no es conocido, sencillamente no tiene posibilidades reales de ganar la elección.

Esto implica también que el mayor activo para un candidato en esta elección es tener una imagen ya posicionada, y un capital político establecido. Construirlo de cero, será difícil; porque no habrá ni recursos, ni medios, ni tiempo. 

4) Clientelismo y campaña:

 Una cuarta dinámica atípica será el efecto de la movilización en tierra. En 2011, la campaña electoral a nivel rural se definió en términos de dos ejércitos de votantes (UNE y Patriota) que fueron movilizados los días de la elección. Mientras la UNE apeló a movilizar a sus redes comunitarias, generadas a través de los programas de Mi Familia Progresa; el Patriota intentó hacer lo mismo con el modelo de las Células Patriota "un sistema piramidal en el que se buscaba contar con un mecanismo para organizar grupos de 100 personas para llevarlos a votar".

Pero para 2015, resultó que la movilización en tierra fue un factor secundario. El Partido Patriota (en ese momento el oficialista) recurrió al clientelismo de Estado, pero la implosión del Gobierno de Pérez Molina fue mucho más importante que las prebendas. Líder, de Manuel Baldizón, recurrió a regalar de todo. Pero al final, el anti-voto y el rechazo al entonces candidato “favorito” fue muy grande como para que el clientelismo fuese un factor de elección. Y la UNE, sin acceso a recursos del Estado, tuvo que apelar al “recuerdo” de los programas sociales, y no pudo aceitar su maquinaria electoral.

Y si bien la investigación ha sido bastante raquítica en cuanto a los efectos del clientelismo en la elección 2015, algunos analistas han sostenido que la competencia entre maquinarias clientelares minimizó el efecto de las mismas en el comportamiento efectivo del votante. O dicho de forma coloquial, el ciudadano le recibe a todos, pero no necesariamente vota por quien le da prebendas.

Predecir si 2019 será más como 2011 o como 2015 resulta muy difícil a estas alturas del juego.

Conclusión:

Una campaña política más corta, sin campaña anticipada. Una campaña electoral sin mayor publicidad ni exposición mediática. Una campaña política más austera. Y unas maquinarias electorales que no tienen certeza si el clientelismo se traduce en votos.

Estas dinámicas generales provocan una crisis del modelo tradicional de cómo ganar elecciones en Guatemala. Esa crisis del modelo de cómo ganar elecciones genera un reto estratégico relevante para todos los partidos competidores. ¿Cómo ganar una elección cuando todos los mecanismos tradicionales para hacerlo cambiaron? ¿Cómo dar a conocer a mi candidato sin acceso a publicidad? ¿Cómo movilizar votantes si el clientelismo ya no es la gasolina de las maquinarias electorales?

Quien mejor resuelva esas interrogantes, tendrá una ventaja competitiva de cara a las elecciones. Pero quien no logre hacerlo, sencillamente no será competitivo. Por ello, a menos que un partido y su candidato tengan niveles relevantes de capital político establecido (medido en función a la relación de conocimiento y simpatía entre los votantes), resulta relativamente fácil empezar a descartar candidatos que simplemente no tendrán las herramientas para ser competitivos.

Por lo anterior, esta campaña parece estar diseñada para favorecer a personajes que ya cuentan con un capital político relevante. Y la carrera electoral parece que se definirá en función a esa relación de conocimiento-simpatía, y la capacidad de los candidatos de conectar con las demandas y necesidades del electorado.

Razón de Estado: Los jóvenes: su destino es salvar al Estado
06 Feb 2019

Esta semana en Razón de Estado hablamos sobre la importancia del involucramiento de los jóvenes en política.

Recordando las batallas por la libertad en el siglo pasado, Dionisio Gutiérrez resaltó el papel que jugó la juventud en estas: “Un grupo de jóvenes quezaltecos que decidieron participar en política para defender la constitución, pelearon y murieron en manos del gobierno autoritario de aquella época. Fueron enterrados en una fosa común y en su tumba quedó grabado un epitafio que dice: “Su amor por la libertad los hizo héroes, su odio a los tiranos los hizo mártires”.

Contrastó esas gestas civicas, con el presente de la política guatemalteca que “con el paso de los años, se convirtió en una desgracia” e hizo una reflexión sobre la importancia de renovar líderazgos para el desarrollo de un país: “Son muchas las consecuencias que ha provocado nuestra incapacidad para enfrentar el gran desafío que es la renovación ciudadana; y la más grave es que nuestro modelo político está agotado”

Por último hizo un llamado a los jóvenes “para salvar su destino” y aseguró que “cuando los jóvenes decidan rescatar la política con valores, preparación y aprecio por la democracia liberal y republicana y respeto por el Estado de Derecho, Guatemala crecerá en prosa libre, invadiendo mentes y corazones, y transformando la realidad de una nación que quiere vivir con dignidad”.

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevisó a David Smolansky, político venezolano en el exilio, sobre la importancia de la partícipación de los jóvenes para que sucedan cambios sociales, políticos y económicos en América Latina.

Smolansky explicó que la falta de participación de los jóvenes se debe al desencanto con la política: “Han habido problemas en ciertos países de América Latina donde los liderazgos dentro de los partidos no se renuevan. Por eso la juventud se decepciona y busca abrirse espacios en otras áreas.”

Compartió su experiencia como alcalde del Hatillo en Venezuela y habló sobre el honor que significó para él servir a su país: “Yo me siento profundamente orgulloso de la generación de la que formo parte en Venezuela. Estoy seguro que será la generación que contribuirá no sólo al rescate de la democracia en mi país, sino que ayudará a su reconstrucción.”

Concluyó indicando que, a pesar de la apatía, “los jóvenes deben involucrarse en la política y asumir el servicio público por vocación y convición” y envió un mensaje a Guatemala en el marco de las elección de este año: “Quieran a su país. No se sabe lo que es la libertad hasta que se pierde. Eso lo he vivido y por eso le digo a los jóvenes guatemaltecos que se involucren en política para que haya una generación dispuesta a preservar la democracia.”

Después, Edgar Ortiz, moderó el debate entre Luis Miguel Reyes, Claudia Méndez y Alejandro Baldizón, sobre el financiamiento electoral ilícito y la participación de redes criminales en la política guatemalteca.

Por último, Dionisio Gutiérrez analizó el surgimiento de nuevos liderazgos en los países de América Latina, como “Iván Duque en Colombia y Carlos Alvarado en Costa Rica” y habló sobre el drama que representa para Guatemala la repetición de personajes en cada ciclo electoral: “Sin importar el signo ideológico, salen las mismas caras reciclándose una y otra vez (...) Esto tiene una clara explicación: la grosera corrupción, la falta de oportunidades y la degradación de la política causada por quienes la tienen capturada”.

Concluyó diciendo: “Los políticos de hoy ahuyentan a los jóvenes y provocan que perdamos el capital humano más preciado de la nación. Rescatar la política, devolverle brillo, honor y dignidad es el desafío más grande de nuestro tiempo. Comprender que solo con la formación de una nueva generación de dirigentes, tecnócratas y estadistas, Guatemala tiene la posibilidad de salvar su destino”.

Vea el programa completo aquí:

Dionisio Gutiérrez es entrevistado por Jaime Bayly
06 Feb 2019

El pasado lunes 4 de febrero Jaime Bayly entrevistó a Dionisio Gutiérrez en su programa, que se  transmite por Canal Mega TV, sobre la situación política en Guatemala y Venezuela.

 

Sobre Venezuela, Gutiérrez comentó: “Quiero creer que el fin de la dictadura de Maduro está cerca. (...) En los 20 años de Chavismo, esta ventana de oportunidad hay que aprovecharla porque si se cierra probablemente sea muy difícil volverla abrir.  Debemos insistir a la comunidad internacional y a EEUU que lleguen al final de esta situación y creo que este es el momento en el que la Casa Blanca tiene los funcionarios correctos para hacerlo.”

Explicó también que aquellos países que “se declaren neutrales hay que verlos de cerca porque pueden tener una agenda detrás escondida”. Un ejemplo de esto es México, donde “López Obrador quiere seguir los pasos de ese modelo del socialismo del siglo XXI tropicalizado a la mexicana y en versión light”.  

Aseveró que “La experiencia en los últimos años en América Latina con el Socialismo del Siglo XXI nos ha enseñado que el problema de estos personajes no es que lleguen y estén un tiempo del poder, sino que se quieran quedar.”

En la segunda parte de la entrevista,  Bayly y Gutiérrez conversaron sobre la situación política en Guatemala y la captura del Estado por el crimen organizado.Gutiérrez indicó: “Desde el gobierno de Alfonso Portillo, se produjo una simbiosis de los militares mafioso con una nueva generación de bandidos que llegó el poder. A partir de ese gobierno se consolidó una facción del ejército que se convirtió en un narco ejército y luego capturaron diferentes instituciones de la democracia guatemalteca”. Agregó que estas estructuras cuentan con la “complicidad de grupos políticos, que son parte de ese esquema y con la complicidad de la élite económica y sociedad civil”.

Aseguró que la sociedad guatemalteca, especialmente la clase política, ha fallado en fortalecer el Estado, lo que provoca que la corrupción se vea como algo normal: “No hemos asumido la responsabilidad de producir y de formar una generación de dirigentes, tecnócratas y líderes que sean capaces de gobernarnos mejor. Lo que ha habido es un acomodamiento de las élites, cada una en su burbuja; y luego políticos contaminados por la corrupción y el narcotráfico”.

Gutiérrez está seguro que la única forma de contrarrestar estos problemas es “con la formación de nuevas generaciones de servidores públicos con valores y con las capacidades técnicas para administrar las instituciones públicas”. Indicó que por esta razón ayuda al “proyecto Escuela de Gobierno en Guatemala que involucra a muchas personas y académicos.”

Por último, reflexionó sobre la importancia de fomentar el diálogo entre los distintos actores de una sociedad: “Yo creo que es importante compartir batallas con gente que no piensa igual que tú por una causa que es más importante que nuestras diferencias. El saldo es positivo cuando son problemas de fondo en tu país”.

Puede ver la entrevista completa aquí: 

Razón de Estado: ¿El fin de la dictadura chavista?
31 Ene 2019

Esta semana en Razón de Estado hablamos sobre la situación política en Venezuela.

En su editorial, Dionisio Gutiérrez habló sobre la dramática situación de Venezuela desde la incursión de Hugo Chávez en el poder: “La primera decisión de su maldita presidencia fue destruir la democracia y tomar control dictatorial del tribunal electoral y del debilitado sistema de justicia; el mismo que participó de muchas maneras en la corrupción y la incompetencia de varios gobiernos que abrieron el camino a la tiranía del Socialismo del Siglo XXI”.

Después, reconoció la labor del presidente encargado, Juan Guaidó: “un desconocido hasta hace unas semanas, es el presidente encargado de Venezuela. Reconocido por las democracias de occidente y aceptado y respetado por su pueblo”. Pero aseguró que para alcanzar una democracia plena “hará falta más que eso” pues “a Maduro y su organización criminal solo se les podrá sacar del poder a la fuerza. Con las armas”

Concluyó con un mensaje al pueblo venezolano: “La lucha continúa y el pueblo venezolano rescatará su democracia y su libertad; con la conciencia clara del sacrificio, el valor y el compromiso que son necesarios, pues como todos los pueblos que han sufrido de la opresión y la tiranía, los venezolanos, que vencerán, saben hoy que no es fácil luchar por la democracia y la libertad”.     

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó al político y diplomático venezolano, Diego Arria, quien fue Presidente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (1992-1993) sobre los escenarios que enfrenta la lucha democrática en Venezuela durante los próximos días.

Arria explicó que “Se están dando un conjunto de circunstancias en Venezuela que harán necesaria que haya una intervención foránea en el país. No es que la quisiéramos, pero las condiciones están dadas. Especialmente por temas financieros, donde Estados Unidos ha confiscado los fondos del gobierno venezolano en ese país”.

Reconoció el rol que deben tener las fuerzas armadas venezolanas en la restauración de la democracia de su país: “Sucederá una fragmentación en las fuerzas armadas. Las fuerzas armadas deben decididir si se entierran con un régimen de narcotráficantes o se ponen del lado correcto de la historia, de la constitución venezolona y de la mayoría de los países importantes del mundo que están condenando el narcorégimen”.

Por último aseguró que la aministía que están ofreciendo al gobierno de Maduro tiene sus límites: “No existe amnistía para los delitos de lesa humanidad. Eso perseguira a Nicolas Maduro toda la vida, aunque se busque una salida a otro país. Los delitos de lesa humanidad ni prescriben ni pueden gozar de amnistía”.

En el segmento de debate, moderado por Paul Boteo, los panelistas Thanali Patruyo, socióloga y catedrática universitaria y Jesús María Alvarado, director del área institucional de la Fundación Libertad y Desarrollo, abordaron desde distintos ángulos la situación política venezolana.

Finalmente, en el segmento de análisis, Dionisio Gutiérrez presentó las cifras del drama venezolano, después de 20 años de chavismo y socialismo: “La pobreza afecta a un 87% de los venezolanos. La cifra más alta de América Latina. Se estima que el PIB caerá 18% más de lo que ya cayó en los últimos años. Y sufrirá una inflación de 10millones% según el FMI”.

Además hizo referencia a la crisis migratoria que enfrenta el país: “Según la ACNUR, diariamente salen 5500 venezolanos de su tierra. Eso equivale a una caravana de hondureños al día. Se estima que para finales de 2019 la cifra de refugiados ascienda a 5,4 millones de personas, convirtiéndose en la peor crisis de refugiados de la historia, después de Siria”. 

Concluyó el análisis enviando un mensaje por la libertad: “Los países democráticos del mundo deben responder al grito de libertad en Venezuela”.

 

Reporte de Actividad Económica Enero 2019
30 Ene 2019

Análisis de la situación económica de Estados Unidos y Guatemala para enero del 2019.

 

ESTADOS UNIDOS

Los principales indicadores económicos de la economía de Estados Unidos son positivos. Sin embargo, la reducción en el ritmo de crecimiento del precio de las viviendas y el comportamiento anómalo en la curva de rendimiento de los bonos del tesoro, envían una señal de precaución. No obstante, la perspectiva es que cuando se publique el crecimiento del PIB del cuarto trimestre de 2018, estará por arriba de 3%, lo cual es bastante positivo.

GUATEMALA

Las cifras del crecimiento del PIB en el tercer trimestre de 2018 reflejan una leve recuperación de la economía guatemalteca, con un crecimiento robusto en los sectores de suministro de electricidad y en comercio. El crédito al sector privado cerró con el crecimiento más alto de los últimos tres años. Las remesas alcanzaron un nuevo record y ya representan el 90% del total de las exportaciones del país.

 

Puede descargar en formato PDF el reporte de actividad económica de enero 2019 AQUÍ.