Articulo largo

The moment of truth for the pandemic
07 Oct 2020

En el programa de hoy abordamos la reapertura del país y evaluamos el impacto que esto tendrá en la reactivación económica, pero también en una posible segunda ola de contagios por COVID-19.

 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez hizo un balance de la situación de Guatemala tras siete meses de pandemia y de medidas de confinamiento, en comparación con otros países de la región: “El 13 de marzo, hace siete meses, inició la emergencia sanitaria en Guatemala, donde hasta hoy, hemos perdido 3,310 vidas. Nuestra economía está sufriendo daños sin precedentes y como nación hacemos lo que podemos con lo que tenemos. Para la realidad socioeconómica de nuestro país, los números de la crisis son comparables con los de la región o incluso mejores”.

Además, Gutiérrez explicó que la fatalidad del Covid-19 ha descendido a nivel mundial y señaló que se debe a que ya hemos aprendido a convivir con el virus: “Con el paso de los meses, desde la ciencia y la medicina del planeta, sus mejores exponentes, usando su herramienta más efectiva: la prueba y error, afirman que el Covid-19 está dejando de ser una enfermedad letal; que cada día, a pesar de que el contagio aumenta por la necesaria e inevitable reapertura, muere menos gente. Los hechos confirman que la medicina está aprendiendo a tratarlo; y esperan que, en poco tiempo, este virus se comporte como otros con los que hace años vivimos”.

También, hizo un llamado a la clase política y a la élite económica para que se pongan a la altura de las circunstancias y emprendan las reformas del Estado: “Este esfuerzo impostergable tiene como punto de partida que el pueblo valiente y luchador que es Guatemala ponga en orden a los matarifes del congreso que evaden y se hacen los tontos, tirando los proyectos de reformas que el Estado necesita, al cajón de los asuntos irrelevantes”.

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó al Dr. Luis Pedro Villanueva, médico internista y especialista en enfermedades infecciosas, miembro de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas y de la American Medical Association; fellow del Hospital John Hopkins y del Massachusetts School of Medicine y médico titular en los hospitales Esperanza, El Pilar y Herrera Llerandi; donde analizaron los datos más recientes que se tienen sobre la pandemia del COVID-19, el descenso en la mortalidad a nivel mundial y los avances en el tratamiento y en los medicamentos.

Sobre el dilema entre salud y economía que llevó a cierres y confinamientos severos, el doctor indicó: “Mi opinión es que no puede divorciarse el tema de la economía y la salud y más en un país como Guatemala donde la gente come por la tarde lo que produce en la mañana. Lo que se ha visto es que el daño para la economía con encierros muy largos no baja la mortalidad, más bien aumenta la angustia, la ansiedad y los despidos. Ya creo que el momento de los encierros terminó”.

Adicionalmente, se refirió al descenso en la tasa de mortalidad del virus a nivel mundial: “Al hablar de tasa de mortalidad tenemos que tener cuidado porque los muertos no son números sino personas. Yo he tenido alrededor de 15 a 18 pacientes que han fallecido y que son hijos, padres, hermanos y tíos de alguien. Pero sí sabemos que hoy está muriendo menos gente porque estamos más preparados y ya sabemos cómo se previene. Según la OMS, hay 700 millones de personas infectadas, entonces tal vez puede haber algún tipo de inmunidad de rebaño. También tenemos tratamientos más efectivos”.

Posteriormente, comentó su experiencia personal, tras haber padecido COVID-19: “Negarlo sería mentir, sí es una sensación compleja, y más cuando uno se da cuenta que se contagió por una persona que falleció. Entonces hay estrés y angustia. Yo tuve el apoyo del personal de salud, pero sí tuve angustia y miedo de morir. No es lo mismo haberse enfermado hace cinco meses que ahorita, mientras uno más tarde se enferme, mejor. Pero ya lo superé y estoy de regreso atendiendo a pacientes con COVID-19 de moderado a severo”.

Finalmente, en el último segmento, Edgar Ortiz moderó el panel entre Javier Zepeda, director ejecutivo de la Cámara de Industria, y Rodolfo Mendoza, director de Diestra, sobre el levantamiento de medidas estatales,  la reactivación económica  y  los escenarios para Guatemala tras una segunda oleada de contagios.

 

 

 

Para ver el programa completo, haga click aquí.

 

 

 

 

La hora de la verdad para navegar la pandemia
07 Oct 2020

En el programa de hoy abordamos la reapertura del país y evaluamos el impacto que esto tendrá en la reactivación económica, pero también en una posible segunda ola de contagios por COVID-19.

 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez hizo un balance de la situación de Guatemala tras siete meses de pandemia y de medidas de confinamiento, en comparación con otros países de la región: “El 13 de marzo, hace siete meses, inició la emergencia sanitaria en Guatemala, donde hasta hoy, hemos perdido 3,310 vidas. Nuestra economía está sufriendo daños sin precedentes y como nación hacemos lo que podemos con lo que tenemos. Para la realidad socioeconómica de nuestro país, los números de la crisis son comparables con los de la región o incluso mejores”.

Además, Gutiérrez explicó que la fatalidad del Covid-19 ha descendido a nivel mundial y señaló que se debe a que ya hemos aprendido a convivir con el virus: “Con el paso de los meses, desde la ciencia y la medicina del planeta, sus mejores exponentes, usando su herramienta más efectiva: la prueba y error, afirman que el Covid-19 está dejando de ser una enfermedad letal; que cada día, a pesar de que el contagio aumenta por la necesaria e inevitable reapertura, muere menos gente. Los hechos confirman que la medicina está aprendiendo a tratarlo; y esperan que, en poco tiempo, este virus se comporte como otros con los que hace años vivimos”.

También, hizo un llamado a la clase política y a la élite económica para que se pongan a la altura de las circunstancias y emprendan las reformas del Estado: “Este esfuerzo impostergable tiene como punto de partida que el pueblo valiente y luchador que es Guatemala ponga en orden a los matarifes del congreso que evaden y se hacen los tontos, tirando los proyectos de reformas que el Estado necesita, al cajón de los asuntos irrelevantes”.

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó al Dr. Luis Pedro Villanueva, médico internista y especialista en enfermedades infecciosas, miembro de la Asociación Guatemalteca de Enfermedades Infecciosas y de la American Medical Association; fellow del Hospital John Hopkins y del Massachusetts School of Medicine y médico titular en los hospitales Esperanza, El Pilar y Herrera Llerandi; donde analizaron los datos más recientes que se tienen sobre la pandemia del COVID-19, el descenso en la mortalidad a nivel mundial y los avances en el tratamiento y en los medicamentos.

Sobre el dilema entre salud y economía que llevó a cierres y confinamientos severos, el doctor indicó: “Mi opinión es que no puede divorciarse el tema de la economía y la salud y más en un país como Guatemala donde la gente come por la tarde lo que produce en la mañana. Lo que se ha visto es que el daño para la economía con encierros muy largos no baja la mortalidad, más bien aumenta la angustia, la ansiedad y los despidos. Ya creo que el momento de los encierros terminó”.

Adicionalmente, se refirió al descenso en la tasa de mortalidad del virus a nivel mundial: “Al hablar de tasa de mortalidad tenemos que tener cuidado porque los muertos no son números sino personas. Yo he tenido alrededor de 15 a 18 pacientes que han fallecido y que son hijos, padres, hermanos y tíos de alguien. Pero sí sabemos que hoy está muriendo menos gente porque estamos más preparados y ya sabemos cómo se previene. Según la OMS, hay 700 millones de personas infectadas, entonces tal vez puede haber algún tipo de inmunidad de rebaño. También tenemos tratamientos más efectivos”.

Posteriormente, comentó su experiencia personal, tras haber padecido COVID-19: “Negarlo sería mentir, sí es una sensación compleja, y más cuando uno se da cuenta que se contagió por una persona que falleció. Entonces hay estrés y angustia. Yo tuve el apoyo del personal de salud, pero sí tuve angustia y miedo de morir. No es lo mismo haberse enfermado hace cinco meses que ahorita, mientras uno más tarde se enferme, mejor. Pero ya lo superé y estoy de regreso atendiendo a pacientes con COVID-19 de moderado a severo”.

Finalmente, en el último segmento, Edgar Ortiz moderó el panel entre Javier Zepeda, director ejecutivo de la Cámara de Industria, y Rodolfo Mendoza, director de Diestra, sobre el levantamiento de medidas estatales,  la reactivación económica  y  los escenarios para Guatemala tras una segunda oleada de contagios.

 

 

 

Para ver el programa completo, haga click aquí.

 

 

 

 

Reporte de Actividad Económica- Septiembre 2020
31
Paul Boteo es Director General de Fundación Libertad y Desarrollo. Además, es catedrático universitario y tiene una maestría en Economía por la Pontificia Universidad Católica de Chile. 
02 Oct 2020

La recuperación de la economía está en marcha, aunque todavía no alcanzamos los niveles previos a la pandemia y seguramente tardaremos varios meses más en recuperar lo perdido durante el segundo trimestre de este año. La finalización del Estado de Calamidad y de los toques de queda permitirá mayor movilidad a los consumidores y más flexibilidad a las empresas para extender sus horarios de atención, cumpliendo con las normas de distanciamiento y los límites de aforo. Este factor resulta clave para la dinámica de consumo del último trimestre del año, que es el más importante para la economía guatemalteca.

 

En el mes de agosto se esperaría que la reducción del IMAE sea más bajo que los meses anteriores (entre -1% y -3%) y que incluso se registre un leve incremento, dado que fue cuando oficialmente se retomaron las actividades económicas en el país. Por otra parte, la recaudación fiscal continuó en número negativos en el mes de agosto, con una caída de 11.2%, respecto al mismo mes del año anterior. Esto es una mejora marginal respecto a los resultados de julio (-11.8% versus -11.2%), pero es una tendencia positiva en todo caso.

La gran sorpresa positiva fueron las exportaciones, que en el mes de julio crecieron 9.7%, después de cuatro meses consecutivos de números negativos. 

También es importante resaltar que, por primera vez, luego de cinco meses de números rojos, la recaudación fiscal de los empleados en relación de dependencia tuvo un leve incremento de 2.5%, respecto a agosto de 2019.

Para descargar el reporte completo, haga click aquí

 

 

Bajo la lupa y el radar de USA
30 Sep 2020

En el programa de hoy entrevistamos al embajador de Estados Unidos en Guatemala, Luis Arreaga, y abordamos los esfuerzos por fortalecer las instituciones democráticas, el Estado de derecho y la lucha contra la corrupción en Guatemala y el  Triángulo Norte de Centroamérica.

 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez señaló la problemática de la región centroamericana y el estado de nuestras relaciones internacionales: “Para países como Guatemala, atrapada en el tercer mundo por propia decisión y a causa del humillante subdesarrollo político imperante, sus relaciones internacionales son un reflejo de su política, de sus élites y de la forma en que se gobierna. Nuestros números, nuestros dramas, la realidad del atraso y sufrimiento que viven millones de nuestros hermanos, una democracia disfuncional, una economía insuficiente y un Estado capturado por el crimen, la indiferencia y la impunidad, son tan solo algunos de los infortunios que debemos superar. Ya haremos algo también con nuestras relaciones con el mundo”.

Prosiguió comentando la realidad geopolítica de ser vecinos de Estados Unidos, el país más poderoso del mundo: “Estados Unidos es la nación más poderosa del planeta. Por su cercanía, por nuestra dependencia comercial y de remesa familiar, por ser Guatemala base y puente de migración ilegal y crimen transnacional, nos expone a estar siempre bajo la lupa y el radar del imperio americano”.

Además, dirigió unas palabras de agradecimiento al embajador Luis Arreaga y lo felicitó por su gestión en Guatemala: “El Embajador Arreaga supo en todo momento representar con dignidad y excelencia a su país adoptivo, Estados Unidos, al mismo tiempo que su tierra de nacimiento, Guatemala, se sintió respetada y apoyada por alguien que hizo honor a un gran nivel de ejercicio diplomático y en todo momento dio su mejor esfuerzo para que ambas naciones resultaran ganadoras”.

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó al embajador de Estados Unidos en Guatemala, Luis Arreaga, donde conversaron sobre el balance de la lucha contra la corrupción, los efectos nocivos de la captura del Estado guatemalteco y los esfuerzos por construir un Sistema de Justicia independiente que sea el fundamento para derrotar al narcotráfico, el crimen organizado y la impunidad.

Sobre el balance de la lucha contra la corrupción de Guatemala en los últimos años, el embajador afirmó: “La salida de Cicig debilitó la lucha contra la corrupción. Muchas cosas se pueden decir, la Cicig cometió errores como cualquier institución. Nosotros tratamos de reformar Cicig pero desgraciadamente el gobierno de Guatemala optó por terminarla. Lo que hoy vemos son grupos criminales tratando de tomarse el sistema de justicia. Lo mínimo es no permitir que personas corruptas puedan gozar de su dinero en EEUU y eso lo vamos a seguir haciendo. Estamos invirtiendo una gran cantidad de dinero en el fortalecimiento del MP y de FECI, y otros donantes importantes también tienen la misma posición de fortalecer a FECI”.

A propósito de la independencia judicial y del intento de la captura del Sistema de Justicia, el diplomático refirió: “No quiero mencionar nombres específicos pero si usted ha visto nuestras actuaciones en el último año, verá que ha habido señalamientos serios en contra de políticos guatemaltecos en función de que hayan cometido crímenes en EEUU. Nosotros seguimos nuestro apoyo fuerte al MP, conocemos a la Fiscal General, conversamos con ella y nos ha asegurado que trabaja apegada a la ley. Nosotros consideramos esa institución clave. Los jueces y las acciones del Sistema Judicial las seguimos de cerca. Los jueces no están exentos de nuestras acciones como revocación de visas que nos permiten mandar esos mensajes de que no toleramos la corrupción”.

Con respecto al problema del narcotráfico y el abordaje de los Estados Unidos para combatir ese flagelo, Arreaga explicó: “Es un tema que hemos venido luchando por muchos años y que se ha ido transformando al reconocer que la adicción a la droga es un tema de salud pública y no un problema de criminalidad. Pero los grupos criminales se adaptan a nuestras medidas y buscan otras formas. Vienen tantos aviones a Guatemala porque  el gobierno anterior y el actual han impedido el tráfico por vía marítima. Estamos viendo cómo parar este problema”.

Finalmente, en el último segmento de debate, Paul Boteo moderó el panel entre Nicholas Virzi, director ejecutivo del CEES y Roberto Wagner, analista y profesor universitario en donde conversaron sobre el estado de las relaciones entre el Triángulo Norte de Centroamérica y Estados Unidos, las oportunidades económicas, la integración y los escenarios post-electorales.

Para ver el programa completo, haga click aquí.

 

 

25 representatives and 4 reforms to save democracy
23 Sep 2020

En el programa de hoy analizamos la necesidad de las reformas del Estado que deben ser impulsadas desde el Ejecutivo, luego discutidas y aprobadas en el Legislativo, con el acompañamiento de la sociedad civil. 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez analizó el declive y deterioro del sistema político guatemalteco: “Democracia, República, Justicia, Tribunal Electoral, Congreso, Presidencia; palabras pronunciadas en mayúscula que, con el tiempo, desde que nació nuestra democracia, se han quedado pequeñas y vacías. Con honrosas pero escasas excepciones, y con el paso de los años, llegamos a permitir y aceptar, con resignación e impotencia, que se colaran a la presidencia de la República, al Congreso, y a otras instituciones de nuestra democracia, los malandrines y los bandoleros de la sociedad. Gentuza sin clase, sin valores y sin escrúpulos que nos tiene al borde de Estado paria y fracasado”.

Además, se refirió a la pérdida de prestigio de instituciones que en momentos de crisis, salvaguardaron la democracia: “En los momentos críticos de los últimos 35 años, fueron las altas Cortes de Justicia y el Tribunal Supremo Electoral quienes, en los momentos más graves y aciagos, salvaron el día. Salvaron la poca democracia que hemos construido. Importante pero insuficiente pues el deterioro continuó y nos trajo al presente de riesgo e incertidumbre que hoy vivimos. Un hoy sin garantías, un presente sin futuro”.

También, abordó las consecuencias de la disfuncionalidad del Estado y su impacto en el hecho de que no podamos alcanzar el desarrollo: “Los personajes oscuros que dominan el Estado han banalizado la política, contaminado las instituciones y comprometido el desarrollo. Por eso, en Guatemala, no hay condiciones para la inversión, el crecimiento económico o la creación de oportunidades; no hay condiciones para que su gente alcance desarrollo y bienestar. Las causas son el subdesarrollo político al que hemos llegado y las dinámicas perversas que hemos permitido, la indiferencia de las élites, el temor y la asfixia del ciudadano ausente, a quien solo queda tiempo y energía cada día para sobrevivir”.

Posteriormente, en el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó a los diputados Bernardo Arévalo,  del partido Semilla, y Estuardo Rodríguez-Azpuru, del partido Humanista, sobre las reformas del Estado que se necesitan emprender desde el Congreso y de la correlación de fuerzas en la dinámica legislativa.

Sobre la necesidad de generar acuerdos mínimos y consensos entre bancadas que hagan viable un proceso de reformas en el Estado, el diputado Arévalo comentó: “Es un reto con el que llegamos nosotros como diputados de partidos nuevos. Dentro del plenario, nosotros venimos de distintas perspectivas y agrupaciones políticas pero muchos estamos orientados hacia una agenda compartida de nación, donde lo que tiene que prevalecer es el interés común frente a este proceso de des-democratización que estamos viviendo. Intentamos converger alrededor de algunos temas y convicciones, esto debe articularse hacia afuera con las organizaciones de la sociedad”.

A propósito de la reforma al Sistema de Justicia en relación a la elección de magistrados de altas cortes, el diputado Rodríguez-Azpuru señaló: “Necesitamos darnos cuenta de que el sistema de comisiones de postulación ha caducado. En este momento lo que nos queda es trabajar con lo que tenemos. Tenemos que hacer una revisión seria como partidos y bloques para empezar a ver cómo cambiar este sistema. Hay que fortalecer la carrera judicial”.

Sobre la articulación de una agenda de reformas en el Parlamento y la sociedad civil organizada, el diputado Arévalo afirmó: “Hay que generar una gran convergencia social y política, tenemos que empezar a atar voluntades dentro de la sociedad que nos lleve a una reforma constitucional y dejemos de tener un Estado cooptado para tener un Estado consolidado. Eso requiere un esfuerzo colectivo”.

Finalmente, en el segmento de debate, Edgar Ortiz moderó el panel entre los diputados Samuel Pérez Álvarez, de la bancada del partido Semilla, y Cristian Álvarez, de la bancada del partido CREO, donde también se abordaron las reformas del Estado, la dinámica dentro del Congreso y el liderazgo del Ejecutivo para llevarlas a cabo.

 

 

 

Para ver el programa completo, haga click aquí.

25 diputados y 4 reformas para salvar la democracia
23 Sep 2020

En el programa de hoy analizamos la necesidad de las reformas del Estado que deben ser impulsadas desde el Ejecutivo, luego discutidas y aprobadas en el Legislativo, con el acompañamiento de la sociedad civil. 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez analizó el declive y deterioro del sistema político guatemalteco: “Democracia, República, Justicia, Tribunal Electoral, Congreso, Presidencia; palabras pronunciadas en mayúscula que, con el tiempo, desde que nació nuestra democracia, se han quedado pequeñas y vacías. Con honrosas pero escasas excepciones, y con el paso de los años, llegamos a permitir y aceptar, con resignación e impotencia, que se colaran a la presidencia de la República, al Congreso, y a otras instituciones de nuestra democracia, los malandrines y los bandoleros de la sociedad. Gentuza sin clase, sin valores y sin escrúpulos que nos tiene al borde de Estado paria y fracasado”.

Además, se refirió a la pérdida de prestigio de instituciones que en momentos de crisis, salvaguardaron la democracia: “En los momentos críticos de los últimos 35 años, fueron las altas Cortes de Justicia y el Tribunal Supremo Electoral quienes, en los momentos más graves y aciagos, salvaron el día. Salvaron la poca democracia que hemos construido. Importante pero insuficiente pues el deterioro continuó y nos trajo al presente de riesgo e incertidumbre que hoy vivimos. Un hoy sin garantías, un presente sin futuro”.

También, abordó las consecuencias de la disfuncionalidad del Estado y su impacto en el hecho de que no podamos alcanzar el desarrollo: “Los personajes oscuros que dominan el Estado han banalizado la política, contaminado las instituciones y comprometido el desarrollo. Por eso, en Guatemala, no hay condiciones para la inversión, el crecimiento económico o la creación de oportunidades; no hay condiciones para que su gente alcance desarrollo y bienestar. Las causas son el subdesarrollo político al que hemos llegado y las dinámicas perversas que hemos permitido, la indiferencia de las élites, el temor y la asfixia del ciudadano ausente, a quien solo queda tiempo y energía cada día para sobrevivir”.

Posteriormente, en el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó a los diputados Bernardo Arévalo,  del partido Semilla, y Estuardo Rodríguez-Azpuru, del partido Humanista, sobre las reformas del Estado que se necesitan emprender desde el Congreso y de la correlación de fuerzas en la dinámica legislativa.

Sobre la necesidad de generar acuerdos mínimos y consensos entre bancadas que hagan viable un proceso de reformas en el Estado, el diputado Arévalo comentó: “Es un reto con el que llegamos nosotros como diputados de partidos nuevos. Dentro del plenario, nosotros venimos de distintas perspectivas y agrupaciones políticas pero muchos estamos orientados hacia una agenda compartida de nación, donde lo que tiene que prevalecer es el interés común frente a este proceso de des-democratización que estamos viviendo. Intentamos converger alrededor de algunos temas y convicciones, esto debe articularse hacia afuera con las organizaciones de la sociedad”.

A propósito de la reforma al Sistema de Justicia en relación a la elección de magistrados de altas cortes, el diputado Rodríguez-Azpuru señaló: “Necesitamos darnos cuenta de que el sistema de comisiones de postulación ha caducado. En este momento lo que nos queda es trabajar con lo que tenemos. Tenemos que hacer una revisión seria como partidos y bloques para empezar a ver cómo cambiar este sistema. Hay que fortalecer la carrera judicial”.

Sobre la articulación de una agenda de reformas en el Parlamento y la sociedad civil organizada, el diputado Arévalo afirmó: “Hay que generar una gran convergencia social y política, tenemos que empezar a atar voluntades dentro de la sociedad que nos lleve a una reforma constitucional y dejemos de tener un Estado cooptado para tener un Estado consolidado. Eso requiere un esfuerzo colectivo”.

Finalmente, en el segmento de debate, Edgar Ortiz moderó el panel entre los diputados Samuel Pérez Álvarez, de la bancada del partido Semilla, y Cristian Álvarez, de la bancada del partido CREO, donde también se abordaron las reformas del Estado, la dinámica dentro del Congreso y el liderazgo del Ejecutivo para llevarlas a cabo.

 

 

 

Para ver el programa completo, haga click aquí.

199 years of political underdevelopment
16 Sep 2020

En el programa de hoy hicimos un balance de los 199 años de vida independiente en términos institucionales, sociales y económicos. Abordamos las cuatro reformas del Estado que deben impulsarse de forma urgente y la responsabilidad de las élites de liderar el cambio institucional. 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez hizo una revisión histórica de los últimos cien años y los retos y desafíos que trajo el nuevo milenio para la humanidad: “El siglo XX, sobre todo en las primeras seis décadas, marcó su historia con una pandemia que se llevó a más de 50 millones de seres humanos, una depresión devastadora, dos guerras mundiales y la imposición de numerosas dictaduras. Sin embargo, en las cuatro décadas finales de aquel lejano siglo, las democracias del mundo avanzaron como nunca, cayó el Muro de Berlín, los países de Occidente tuvieron un crecimiento económico extraordinario, la pobreza bajó y la expectativa de vida subió”.

Posteriormente, explicó que parte de la explicación de la crisis y disfuncionalidad modernas, se encuentra en la política: “Si se gestionan bien estos desafíos, se pueden superar. Pero el problema del siglo en que vivimos es la política y la forma en que quienes la practican están destruyendo las democracias, sus instituciones y los valores que protegen y garantizan los derechos y libertades de los ciudadanos”.

Además, afirmó que las reformas son indispensables para que Guatemala alcance el desarrollo: “Que no quede duda, vivimos tiempos en los que se hacen indispensables el heroísmo cívico, la militancia política ejemplar y la ciudadanía presente y comprometida. Emprender las cuatro reformas del Estado y la integración económica de Centroamérica es el camino al futuro, el único que nos llevará al bienestar, al desarrollo y a la libertad”.

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó a Richard Aitkenhead, presidente de IDC y columnista, y Phillip Chicola, director del Área Política de Fundación Libertad y Desarrollo, sobre las razones por las que Guatemala no ha avanzado en su desarrollo en estos 199 años.

Sobre la variables que explican el subdesarrollo político y económico del país, el licenciado Aitkenhead refirió: “Estamos atrapados en la coyuntura y todas las discusiones son cómo sobrevivimos un año más y cómo logramos mejorar marginalmente algo que no funciona. Si tuviéramos una visión de mediano y largo plazo nos daríamos cuenta que este Estado no sobrevive 10 años más. Hay que empezar a hacer las reformas como si estuviéramos re-constituyendo al Estado. Sin una Ley electoral y de Partidos Políticos que reforme el sistema político y sin una Ley de servicio civil, que atienda el problema de la administración pública, no tendremos instituciones serias y fuertes”.

A propósito de los escenarios para Guatemala si no se corrige el camino y no se atacan los problemas de corrupción y captura del Estado, Chicola señaló: “Si Guatemala sigue por el camino de esta democracia fachada, de esta república disfuncional capturada por mafias, se nos presenta un escenario muy complicado. Miremos el caso haitiano que nunca superó el subdesarrollo político, o el caso de Guinea, que es un estado mafia. O incluso el caso de Venezuela, que es una sociedad que implosionó, además con un estado criminal y con un populismo político. Estamos ante una encrucijada del país de tratar de construir institucionalidad y no ser un Venezuela o un Haití”.

Sobre la necesidad de una integración económica centroamericana para alcanzar el desarrollo, Aitkenhead comentó: “No entenderlo es miopía, Centroamérica necesita la integración no para protegerse de los mercados de afuera ni para proteger los intereses de las élites, sino para catapultar el crecimiento económico y poder integrarnos a un mercado como el estadounidense. Eso cambiaría completamente el modelo y la dinámica de nuestros países”.

Finalmente, en el último segmento de debate, Paul Boteo moderó el panel entre Christians Castillo, investigador del IPNUSAC y Jesús María Alvarado, catedrático universitario, sobre el estado de las instituciones en el país, las reformas del Estado y la necesidad de fomentar acuerdos mínimos en las élites del país para generar desarrollo.

 

 

 

Para ver el programa completo, haga click aquí.

 

 

199 años de subdesarrollo político
16 Sep 2020

En el programa de hoy hicimos un balance de los 199 años de vida independiente en términos institucionales, sociales y económicos. Abordamos las cuatro reformas del Estado que deben impulsarse de forma urgente y la responsabilidad de las élites de liderar el cambio institucional. 

En su editorial, Dionisio Gutiérrez hizo una revisión histórica de los últimos cien años y los retos y desafíos que trajo el nuevo milenio para la humanidad: “El siglo XX, sobre todo en las primeras seis décadas, marcó su historia con una pandemia que se llevó a más de 50 millones de seres humanos, una depresión devastadora, dos guerras mundiales y la imposición de numerosas dictaduras. Sin embargo, en las cuatro décadas finales de aquel lejano siglo, las democracias del mundo avanzaron como nunca, cayó el Muro de Berlín, los países de Occidente tuvieron un crecimiento económico extraordinario, la pobreza bajó y la expectativa de vida subió”.

Posteriormente, explicó que parte de la explicación de la crisis y disfuncionalidad modernas, se encuentra en la política: “Si se gestionan bien estos desafíos, se pueden superar. Pero el problema del siglo en que vivimos es la política y la forma en que quienes la practican están destruyendo las democracias, sus instituciones y los valores que protegen y garantizan los derechos y libertades de los ciudadanos”.

Además, afirmó que las reformas son indispensables para que Guatemala alcance el desarrollo: “Que no quede duda, vivimos tiempos en los que se hacen indispensables el heroísmo cívico, la militancia política ejemplar y la ciudadanía presente y comprometida. Emprender las cuatro reformas del Estado y la integración económica de Centroamérica es el camino al futuro, el único que nos llevará al bienestar, al desarrollo y a la libertad”.

En el siguiente segmento, Dionisio Gutiérrez entrevistó a Richard Aitkenhead, presidente de IDC y columnista, y Phillip Chicola, director del Área Política de Fundación Libertad y Desarrollo, sobre las razones por las que Guatemala no ha avanzado en su desarrollo en estos 199 años.

Sobre la variables que explican el subdesarrollo político y económico del país, el licenciado Aitkenhead refirió: “Estamos atrapados en la coyuntura y todas las discusiones son cómo sobrevivimos un año más y cómo logramos mejorar marginalmente algo que no funciona. Si tuviéramos una visión de mediano y largo plazo nos daríamos cuenta que este Estado no sobrevive 10 años más. Hay que empezar a hacer las reformas como si estuviéramos re-constituyendo al Estado. Sin una Ley electoral y de Partidos Políticos que reforme el sistema político y sin una Ley de servicio civil, que atienda el problema de la administración pública, no tendremos instituciones serias y fuertes”.

A propósito de los escenarios para Guatemala si no se corrige el camino y no se atacan los problemas de corrupción y captura del Estado, Chicola señaló: “Si Guatemala sigue por el camino de esta democracia fachada, de esta república disfuncional capturada por mafias, se nos presenta un escenario muy complicado. Miremos el caso haitiano que nunca superó el subdesarrollo político, o el caso de Guinea, que es un estado mafia. O incluso el caso de Venezuela, que es una sociedad que implosionó, además con un estado criminal y con un populismo político. Estamos ante una encrucijada del país de tratar de construir institucionalidad y no ser un Venezuela o un Haití”.

Sobre la necesidad de una integración económica centroamericana para alcanzar el desarrollo, Aitkenhead comentó: “No entenderlo es miopía, Centroamérica necesita la integración no para protegerse de los mercados de afuera ni para proteger los intereses de las élites, sino para catapultar el crecimiento económico y poder integrarnos a un mercado como el estadounidense. Eso cambiaría completamente el modelo y la dinámica de nuestros países”.

Finalmente, en el último segmento de debate, Paul Boteo moderó el panel entre Christians Castillo, investigador del IPNUSAC y Jesús María Alvarado, catedrático universitario, sobre el estado de las instituciones en el país, las reformas del Estado y la necesidad de fomentar acuerdos mínimos en las élites del país para generar desarrollo.

 

 

 

Para ver el programa completo, haga click aquí.

 

 

Budget 2021: The Priorities of the Country?
09 Sep 2020

En el programa de hoy analizamos y discutimos el proyecto de presupuesto para 2021 presentado por el Ministerio de Finanzas ante el Congreso de la República. 

 

Phillip Chicola, director del Área Política de Fundación Libertad y Desarrollo, comenzó el editorial de esta semana haciendo un diagnóstico de estos seis meses de pandemia y de fuerte crisis económica: “Seis meses después, la economía nacional vive el momento más crítico de su historia reciente. Economistas de renombre estiman que el PIB caerá entre 3 y 5%. Más de 67,000 trabajadores formales perdieron su empleo. 174,000 más fueron suspendidos. Y eso sin contar a los cientos de miles de personas afectadas que laboran en la informalidad o en el autoempleo. Ante números de esta magnitud, Guatemala necesita políticas públicas audaces, innovadoras y agresivas, que encaminen al país por la ruta de la reactivación económica”.

Posteriormente, hizo un balance del proyecto de presupuesto presentado para el año 2021 y señaló sus debilidades: “El Presupuesto del Estado para el año 2021 es una oportunidad para que el Gobierno replantee sus prioridades luego de esta crisis. Sin embargo, nos topamos con que la propuesta entregada al Congreso no sigue los parámetros deseados de un Presupuesto encaminado a hacer posible la reactivación de la economía”.

Luego, criticó el endeudamiento y la poca capacidad de ejecución del Estado: “En lugar de pensar en endeudar más a nuestra generación, la de nuestros hijos y la de nuestros nietos, deberíamos de pensar primero cómo mejorar la capacidad del Estado”.

En el siguiente segmento, Paul Boteo, director ejecutivo de Fundación Libertad y Desarrollo, entrevistó al ministro de Finanzas Álvaro González Ricci sobre el proyecto de presupuesto 2021 presentado al Congreso, además de tocar temas como la reactivación económica, la adquisición de deuda, la eficiente ejecución del gasto y la transparencia en el Estado.

Sobre la racionalidad detrás del proyecto de presupuesto 2021, el titular de Finanzas comentó: “Este presupuesto no viene de un número frío, sino que viene de un análisis. El hecho de hacerlo virtual nos permitió llegar a mucha más gente y ser mucho más ágiles. Recordemos que estamos trabajando con el presupuesto del año anterior que no fue aprobado. Aquí se hizo un presupuesto orientado a la reactivación económica y social. Lo que tenemos para el año 2020 son 95mil millones y para 2021 tenemos un presupuesto que se puede partir en dos, y que suman 99mil millones. También, la parte destinada a reactivación económica tiene nombre y apellido para que esto no se vaya a usar en otra cosa que a lo que está destinado”.

Además, sobre las reformas y leyes que hacen falta para la reactivación económica, el funcionario detalló: “Hace falta un trabajo en el Congreso porque este presupuesto va amarrado a una agenda legislativa. Nosotros necesitamos una Ley de Zonas Francas porque eso nos va a permitir que empresas vengan a instalarse a Guatemala e iniciar procesos de industrialización y necesitamos una Ley de Trabajo Parcial. Estas leyes nos las han pedido los inversionistas. Recordemos que el presidente tiene iniciativa de ley y muchas se van a presentar en el Congreso en las próximas semanas; tenemos la Ley de Leasing, la Ley de Tasa Preferencial para Vivienda que va a subsidiar la tasa de vivienda social. Hay muchas leyes que tenemos en el tintero y que se van a presentar”.

También, con respecto a la deuda pública que acumula Guatemala y la recaudación fiscal, el ministro señaló: “A nadie le gusta la deuda, pero lo que pasa es que tenemos un Estado caro e ingresos tributarios muy bajos ¿Cómo podemos subir la carga tributaria? Podemos subir impuestos, lo cual está fuera de discusión. En segundo lugar, podemos ampliar la base, lo cual es lo deseable. Y tercero, sólo por temas matemáticos aunque también está fuera de discusión, que bajemos el PIB. La respuesta es entonces ampliar la base tributaria, tenemos que formalizar a los trabajadores informales. Necesitamos mejorar la función de la SAT y hacer eficiente la recaudación de impuestos y facilitar el pago de impuestos. Hay un gran esfuerzo para mejorar la recaudación”.

Finalmente, en el último segmento de debate, Edgar Ortiz, director del Área Jurídica de Fundación Libertad y Desarrollo, moderó el debate entre el economista Olav Dirkmaat y el abogado Adrián Zapata Alamilla, donde discutieron en torno al proyecto de presupuesto, la eficiencia del gasto, la transparencia en el Estado y las deficiencias en la administración pública y en el servicio civil.

 

 

 

Para ver el programa completo, haga click aquí.

 

Presupuesto 2021 ¿Las prioridades del país?
09 Sep 2020

En el programa de hoy analizamos y discutimos el proyecto de presupuesto para 2021 presentado por el Ministerio de Finanzas ante el Congreso de la República. 

 

Phillip Chicola, director del Área Política de Fundación Libertad y Desarrollo, comenzó el editorial de esta semana haciendo un diagnóstico de estos seis meses de pandemia y de fuerte crisis económica: “Seis meses después, la economía nacional vive el momento más crítico de su historia reciente. Economistas de renombre estiman que el PIB caerá entre 3 y 5%. Más de 67,000 trabajadores formales perdieron su empleo. 174,000 más fueron suspendidos. Y eso sin contar a los cientos de miles de personas afectadas que laboran en la informalidad o en el autoempleo. Ante números de esta magnitud, Guatemala necesita políticas públicas audaces, innovadoras y agresivas, que encaminen al país por la ruta de la reactivación económica”.

Posteriormente, hizo un balance del proyecto de presupuesto presentado para el año 2021 y señaló sus debilidades: “El Presupuesto del Estado para el año 2021 es una oportunidad para que el Gobierno replantee sus prioridades luego de esta crisis. Sin embargo, nos topamos con que la propuesta entregada al Congreso no sigue los parámetros deseados de un Presupuesto encaminado a hacer posible la reactivación de la economía”.

Luego, criticó el endeudamiento y la poca capacidad de ejecución del Estado: “En lugar de pensar en endeudar más a nuestra generación, la de nuestros hijos y la de nuestros nietos, deberíamos de pensar primero cómo mejorar la capacidad del Estado”.

En el siguiente segmento, Paul Boteo, director ejecutivo de Fundación Libertad y Desarrollo, entrevistó al ministro de Finanzas Álvaro González Ricci sobre el proyecto de presupuesto 2021 presentado al Congreso, además de tocar temas como la reactivación económica, la adquisición de deuda, la eficiente ejecución del gasto y la transparencia en el Estado.

Sobre la racionalidad detrás del proyecto de presupuesto 2021, el titular de Finanzas comentó: “Este presupuesto no viene de un número frío, sino que viene de un análisis. El hecho de hacerlo virtual nos permitió llegar a mucha más gente y ser mucho más ágiles. Recordemos que estamos trabajando con el presupuesto del año anterior que no fue aprobado. Aquí se hizo un presupuesto orientado a la reactivación económica y social. Lo que tenemos para el año 2020 son 95mil millones y para 2021 tenemos un presupuesto que se puede partir en dos, y que suman 99mil millones. También, la parte destinada a reactivación económica tiene nombre y apellido para que esto no se vaya a usar en otra cosa que a lo que está destinado”.

Además, sobre las reformas y leyes que hacen falta para la reactivación económica, el funcionario detalló: “Hace falta un trabajo en el Congreso porque este presupuesto va amarrado a una agenda legislativa. Nosotros necesitamos una Ley de Zonas Francas porque eso nos va a permitir que empresas vengan a instalarse a Guatemala e iniciar procesos de industrialización y necesitamos una Ley de Trabajo Parcial. Estas leyes nos las han pedido los inversionistas. Recordemos que el presidente tiene iniciativa de ley y muchas se van a presentar en el Congreso en las próximas semanas; tenemos la Ley de Leasing, la Ley de Tasa Preferencial para Vivienda que va a subsidiar la tasa de vivienda social. Hay muchas leyes que tenemos en el tintero y que se van a presentar”.

También, con respecto a la deuda pública que acumula Guatemala y la recaudación fiscal, el ministro señaló: “A nadie le gusta la deuda, pero lo que pasa es que tenemos un Estado caro e ingresos tributarios muy bajos ¿Cómo podemos subir la carga tributaria? Podemos subir impuestos, lo cual está fuera de discusión. En segundo lugar, podemos ampliar la base, lo cual es lo deseable. Y tercero, sólo por temas matemáticos aunque también está fuera de discusión, que bajemos el PIB. La respuesta es entonces ampliar la base tributaria, tenemos que formalizar a los trabajadores informales. Necesitamos mejorar la función de la SAT y hacer eficiente la recaudación de impuestos y facilitar el pago de impuestos. Hay un gran esfuerzo para mejorar la recaudación”.

Finalmente, en el último segmento de debate, Edgar Ortiz, director del Área Jurídica de Fundación Libertad y Desarrollo, moderó el debate entre el economista Olav Dirkmaat y el abogado Adrián Zapata Alamilla, donde discutieron en torno al proyecto de presupuesto, la eficiencia del gasto, la transparencia en el Estado y las deficiencias en la administración pública y en el servicio civil.

 

 

 

Para ver el programa completo, haga click aquí.